Hacer de mí algo grandioso

Una mañana en familia, mis padres después de haber escuchado decir a mi esposo que yo era una maravillosa mujer y que estaba encantado de que yo fuera su esposa, le dijeron: “Sí hijo, la verdad es que desde que nació Sara nosotros la veíamos como una niña muy especial y siempre pensamos que iba a lograr algo extraordinario, algo grandioso, pero ahora…”.

La verdad, es que yo creo que a mis papás se les salió el comentario, que no lo dijeron con mala intención, pero ¡imagínate! En ese momento, sentí un golpe en el estómago y pensé: "¡Uf! ¡Mis papás esperaban que yo hiciera algo grandioso con mi vida! Y ¿qué…? ¿lo que ahora hago no es algo grandioso? ¡Pero si me casé con el amor de mi vida y al tener hijos soy feliz! ¿Qué más quieren?".

Recuerdo que por esa época asistí a mi primer evento de Mary Kay. Cuando entré, vi unas mujeres súper arregladas y alegres, muy seguras de sí, felices y exitosas. La verdad, ¡me cautivaron! Al salir del evento, recordé el comentario que mis padres habían hecho sobre lo que esperaban de mí y lo conecté con la imagen de las Directoras de Mary Kay. Y entonces dije: ¡Yo voy a hacer Directora de Mary Kay! ¡Yo voy a hacer de mí algo grandioso!

¡Y así fue! Empecé con mi Negocio, los productos son de excelente calidad, le encantaban a la gente y se vendían solitos. Muy pronto mis ingresos aumentaron y alcancé niveles más altos en la Empresa gracias a que compartí el Negocio con otras mujeres. Hoy que he alcanzado el nivel de Directora Senior en Mary Kay, mi vida está llena de aprendizajes, logros y bendiciones. Todo lo que he vivido en la Empresa me ha ayudado a auto-descubrirme y me ha hecho crecer en todos los aspectos de mi vida. ¡Eso ha sido maravilloso!

Por ejemplo, en Mary Kay aprendí a ganar la primera batalla que toda mujer debe vencer: “la batalla consigo misma”. Aquí, aprendí a encender mi llama interna, a auto-disciplinarme, a ser constante y ordenada. ¡En Mary Kay aprendí a autogobernarme!

Gracias a esta empresa he tenido tres distintos tipos de crecimiento: el primero fue el descubrir el poder que tengo de hacer realidad cada uno de mis sueños, esto es, descubrir mi poder interior. El segundo, el convertirme en la mejor versión de mí misma. En Mary Kay te conoces, descubres tus cualidades y talentos, te perfeccionas y te vas moldeando. Y el tercero, el adquirir el poder que me permite diseñar la vida que amo. Hoy gracias a Mary Kay puedo diseñar el proyecto de vida que me guste, me llene y apasione de aquí a cinco o diez o veinte años. ¡Esto es algo maravilloso!

Para mí el desarrollo personal y profesional, es descubrir que puedes lograr todo lo que te propones. ¡Eso es mágico! ¡Eso es darte cuenta del poder que llevas dentro! Y para eso, ¡Mary Kay es increíble! Por eso, a todas las mujeres que conozco siempre les digo: ¡Entren! ¡entren a esta maravillosa Empresa! ¡Aquí van a descubrir que ustedes también pueden!

Algo muy importante es que Mary Kay te da la oportunidad de tener el desarrollo y la abundancia en tu vida: descubres tu poder, tus ingresos crecen, te conviertes en un ejemplo vivo y en líder para otras mujeres y tus posibilidades de desarrollo profesional se hacen infinitas.

¡Hoy me considero una mujer feliz! No descuido ninguna área de mi vida; crezco como persona y como profesional, hago lo que a mí me gusta y atiendo con amor y calidad a mi familia. Ahora mis padres, mi familia y mis Consultoras, me admiran y respetan por lo que yo soy y he logrado, por lo que yo represento e inspiro. Me siento plena, abundante y feliz. ¡Hoy lo tengo todo!


Nunca lo olvides, tienes frente a ti una oportunidad de oro, que te va ha permitir lograr todos y cada uno de tus sueños. Una oportunidad que puedes compartir con más mujeres y que al hacerlo, cambias su vida y la tuya, ya que te hace crecer en todos los sentidos. ¡Con Mary Kay los vas a vivir! ¡No tengas miedo, llénate de fe y haz tus sueños realidad!

Contacta a tu Consultora de Belleza Independiente Mary Kay y empieza a ganar tu propio dinero.





Cuenta tu historia, metas y todo lo que has podido lograr compartiendo las imágenes y videos de esta campaña con el hashtag #UnaMujerPuede.