Sé la mujer de tus sueños

Entré a la universidad en la ciudad de Colima, a 1 hora de distancia de mi casa. Los fines de semana viajaba para ver a mis papas. Me encontré con la situación difícil de que mi estancia fuera generaba gastos y necesidades, y el dinero no me alcanzaba. Me empecé a sentir muy frustrada y preocupada, además que extrañaba mucho mi familia y mis amigos.

Durante las vacaciones regresé a casa de mis papás donde afortunadamente conocí a una Consultora de Belleza Mary Kay y me contó de todas las oportunidades y reconocimientos que podía tener, como ganancias ilimitadas, joyas y autos rosas. Me di cuenta cómo funciona el Negocio Mary Kay y me dije a mi misma “¿Qué se necesita para estar en Mary Kay? ¡Porque yo quiero estar!”. Tenía 19 años y quería cambiar mi vida ¡ya!

Desde el momento que me inicié en Mary Kay me puse a trabajar muy duro para conseguir mi sueño: el poder independizarme y ser un apoyo para mi familia.

Para mí dos cosas fueron clave para llegar a donde estoy: tener un plan de trabajo que me hizo ver, de forma clara y sencilla, el camino que debía seguir para tener éxito. Y dos, escuchar las experiencias de mis compañeras de Mary Kay. Al escucharlas me lleno de mucha ilusión y esperanza, siempre pienso “¡Si ella pudo, yo también puedo!”

Al poco tiempo, Mary Kay me dio un anillo de diamantes como reconocimiento por mi trabajo y comencé a enfocarme por ganar una camioneta espectacular que ahora manejo, ¡En mi casa ni siquiera teníamos carro! Aquí encontré mi verdadera vocación, Mary Kay es la carrera de mis sueños.

En muchas ocasiones, cuando una mujer se acerca a Mary Kay, se encuentra pasando por momentos donde hay que tomar decisiones importantes, ha renunciado a sus sueños, o no se atreve ni siquiera a soñar. Pero trabajar por un propósito puede despertarla y transformarla; puede llenarla nuevamente de esperanza, hacer que vuelva a sentir que todo es posible, y te puedo asegurar que su vida va a cambiar por completo.

Ahora, gracias a Mary Kay eh cumplido mis sueños, hoy tengo una estabilidad económica y puedo ser un apoyo para mi padres y hermanos. Sigo preparándome profesionalmente, soy mi propia jefa, dispongo de tiempo para mí y para los que amo. Me encanta lo que hago y estoy orgullosa de lo que soy.

Aférrate a tus sueños y comprométete a ellos, solo entonces estarás preparada para lograrlos y convertirte en la mujer que siempre quisiste ser, ¡porque todas podemos!

Tú también puedes lograr lo que te propongas con Mary Kay. #UnaMujerPuede y esa mujer eres tú.




Cuenta tu historia, metas y todo lo que has podido lograr compartiendo las imágenes y videos de esta campaña con el hashtag #UnaMujerPuede.