El cambio es tu decisión

Desde el principio, Mary Kay cambió mi mentalidad, mi rol y mi estilo de vida. Cambié a mis hijos a una escuela de paga y apoyé a mi esposo con las colegiaturas y las actividades extracurriculares, salía a hacer mis propias actividades, viajaba y asistía a eventos, incluso, mis hijos y mi esposo y yo nos hicimos más independientes. Desde un inicio, esta maravillosa Empresa cambió nuestra mentalidad y forma de vivir.

Aunque siempre he sido como muy activa, antes de llegar a Mary Kay yo era muy retraída e insegura. Vivíamos bien, no teníamos muchas necesidades, mis niños estaban pequeños, así que con el trabajo de mis esposo solventábamos muy bien todos los gastos. Pero me sentía muy atada a las actividades de la casa, lo que me faltaba era sentirme productiva, útil, independiente, quería hacer algo diferente.

Pero con Mary Kay todo cambió. Recuerdo que le dije a mi esposo: “¡Vamos a comprar una casa! ¡Yo te apoyo a pagarla!”. Esa nueva parte de mí me dio mucha confianza y me ayudó a fortalecer mi compromiso con la economía familiar. Mary Kay me hacía sentir una mujer segura y diferente.

Algo que me encanta de Mary Kay es que hoy tengo tiempo para mí y para mi familia. Ahora, soy mi propia jefa, yo decido cuánto gano, cuántas horas trabajo y desde dónde realizo mis actividades. Yo decido que metas quiero alcanzar. En pocas palabras, en Mary Kay soy libre.

En Mary Kay yo defino mis días de trabajo y mis días de descanso. Al grado de que si un día surge alguna actividad o algún evento familiar, me puedo dar la oportunidad de gozarlo.

Hasta la fecha, yo soy quien lleva a mis hijos a la escuela y a sus otras actividades, sólo organizo mi horario de acuerdo a sus itinerarios.

Gracias a esto, hoy me siento libre y feliz de decidir mi vida. También tengo un tipo de libertad que me encanta: la libertad financiera. Yo decido en que voy a gastar mi dinero sin preocuparme si me alcanza o no, hoy puedo adquirir o invertir en lo que yo quiera porque sé que mi Negocio Mary Kay me protege y respalda.

Hoy gozamos de una excelente estabilidad económica, tenemos una nueva casa y le hemos hecho mejoras. Además, puedo apoyar a mis padres en situaciones de enfermedad o en inversiones en su casa. ¡Todo eso y más me da Mary Kay!

Sin embargo, considero que el mayor regalo que me ha dado Mary Kay es sentirme una mujer libre, segura y productiva. Y por si fuera poco, esta maravillosa Empresa hoy me permite también ser ejemplo de inspiración para otras mujeres. En esta Compañía, se crece personal y profesionalmente tocando la vida de otras mujeres y compartiendo el éxito con ellas.

Sé que en diez años estaré viviendo tranquila, en paz, en la casa de mis sueños, siendo dueña de mi vida y disfrutando de mi libertad, y por supuesto, siendo Directora Nacional impactando la vida de muchas mujeres. Me veo viviendo en la abundancia, apoyando a mis hijos para que logren sus metas y sueños y viajando con mi esposo por el mundo al estilo Mary Kay. ¡Así me veo en el futuro! ¿Y tú cómo te ves?

Recuerda, una mujer puede desafiar todos los límites e incluso desafiarse a sí misma. Una mujer puede enfrentar todas las limitantes y las barreras que encuentre en su camino siempre y cuando tome la decisión de hacerlo y cuente con una guía que le ayude a descubrir y desarrollar sus talentos.

¡Atrévete a decidir qué cimas quieres tocar! Sólo tenemos que estar dispuestas a arriesgarnos y tomar la decisión de empezar a transformar nuestras vidas. Somos talentosas y podemos desarrollar las cualidades que nos llevan a la realización personal y al éxito.

Contacta a tu Consultora de Belleza Independiente Mary Kay y empieza a ganar tu propio dinero.





Cuenta tu historia, metas y todo lo que has podido lograr compartiendo las imágenes y videos de esta campaña con el hashtag #UnaMujerPuede.