Hacer que los milagros sucedan

Hasta que tuve entre mis dedos el primer Anillo de Diamantes de Mary Kay, fue que me enamoré de las joyas y entendí lo que significan: determinación, autoestima, enfoque, constancia, el esfuerzo y el trabajo de un año, así como crecimiento personal y profesional.

A lo largo de mi Carrera Mary Kay he ganado 15 Anillos de Diamantes; unos por obtener altas ventas de forma personal, otros por compartir la Oportunidad con más mujeres para que cambien sus vidas, y algunos otros por hacer que mi Unidad eleve sus Producciones. ¡Cada anillo ha sido una manera de brillar!

En Mary Kay fortalecí mi autoestima, descubrí mis talentos, aprendí a creer en ellos y a ponerlos a trabajar al servicio de las demás personas. Hoy en día, soy la mujer que logra lo que se propone y alcanza sus sueños. Me siento plena y realizada. Además, me di cuenta de que me gusta mucho trabajar.

Gracias a mi esfuerzo y a mi Negocio Independiente Mary Kay pagué, en tan solo un año, la primera casa que tuve, después, compré otra casa con todas las comodidades y lujos, ¡y voy por la que sigue! Además, la estabilidad económica que encontré en Mary Kay hizo que nunca le faltará algo a mi familia, que cada uno de mis hijos tuviera su propio auto, que pudiéramos viajar juntos y nos permitió tener un buen servicio de salud.

Además, gracias a esta maravillosa Compañía pude pagar la carrera profesional de mi hijo, quien actualmente es Ingeniero en Sistemas. Y también, pude costearle a mi hija dos carreras universitarias. Hoy en día, ella es Directora Mary Kay y también está disfrutando del increíble estilo de vida.

También, Mary Kay cambió mi imagen personal. Antes me vestía formal, usaba lentes y ropa muy conservadora, no me maquillaba, ni me hacía ningún arreglo en el cabello, nada que ver con lo guapa que me veo y siento hoy. Los Productos Mary Kay® me permiten verme y sentirme bien, lo que me hace una mujer segura.

Por otro lado, Mary Kay me llevó a conocer el mundo. He visitado Colombia, Nueva York, Barcelona, Sudáfrica... ¡Jamás me imaginé estar en un safari a dos metros de los animales! Conocí una cultura totalmente diferente. Fue un viaje que me conectó mucho espiritualmente.

Considero que son tres los mayores regalos que me ha dado Mary Kay: uno, el haber descubierto mis talentos y fortalecido mi autoestima; dos, que mi hija sea parte de esta gran Compañía y que podamos compartir nuestro mundo rosa; y tres, el haber encontrado a Dios en este camino de autodescubrimiento, fe y éxito.

Descubrí que cualquier persona puede lograr lo que se proponga, aunque enfrente obstáculos o tenga diversas ocupaciones, todo es cuestión de que lo desee, haga un plan y realice un trabajo constante.

Estoy totalmente convencida de que soy un instrumento para llevar el mensaje a más mujeres de que todo es posible y de que pueden tener un estilo de vida diferente. Mary Kay me convirtió en una mujer de servicio, es decir, no quiero brillar sola, quiero que las mujeres de mi equipo brillen como yo y logren todo lo que se propongan, quiero que mis Clientes reciban una atención única que toque sus corazones.

Sé que en un futuro me convertiré en Directora Nacional ayudando a muchas más personas. Me veo viajando, con la casa de mis sueños, con nietos, con un auto hermoso en la puerta de mi casa, disfrutando de un gran futuro.

Créemelo, somos capaces de lograr cualquier cosa que podamos imaginar. Y si estás en Mary Kay, ¡estás en una zona de milagros! Y nosotras las mujeres, ¡tenemos el poder de hacer que milagros sucedan!

Contacta a tu Consultora de Belleza Independiente Mary Kay y empieza a ganar tu propio dinero.





Cuenta tu historia, metas y todo lo que has podido lograr compartiendo las imágenes y videos de esta campaña con el hashtag #UnaMujerPuede.