La vida es un viaje

Parada frente al mar, en Cabo de Buena Esperanza, Sudáfrica, donde acaba el continente africano y empieza el océano, por un momento tuve la sensación de no saber si estaba soñando o de verdad estaba viviendo esa maravilla. Esa sensación me marcó, y dije: ¡Wow! ¡Así de grandes son mis posibilidades en esta vida!

Lo mismo me pasa con Mary Kay. La Empresa siempre me sorprende con nuevos productos, promociones, retos y reconocimientos, al grado de no saber si lo que ya he logrado es más grande que lo que aún puedo lograr. Además, sé que en Mary Kay mis éxitos no pasan desapercibidos, ya que en la Compañía cada uno de mis logros son recompensados con aplausos, joyas, viajes, autos, bonificaciones y muchos otros premios. ¡Eso me encanta!

Considero que mi primer gran reconocimiento en Mary Kay, fue haber obtenido el nivel de Directora. Después, vino mi primer viaje a Dallas, Texas, con el cual los viajes se incrustaron en mi mente y en mi corazón, luego llegó un maravilloso Auto Rosa. Desde entonces, empecé a utilizar las ganancias de mi Negocio Mary Kay para viajar una vez al año con la familia. Nos encanta ir a esquiar a Canadá, visitar la Riviera Maya y viajar a Disneylandia.

Pero cuando se trata de ir a los Viajes Internacionales de Mary Kay, me llevo a mi esposo, él es una de las personas más importantes en mi vida. A mi esposo le encanta viajar y poder regalarle un viaje al estilo Mary Kay, es un regalo para mi corazón. Cuando viajamos en familia, llegamos a buenos hoteles y visitamos buenos lugares, pero Mary Kay te lleva a lugares espectaculares y únicos y a los hoteles más lujosos de la ciudad que estás conociendo.

Nuestro primer Viaje Internacional con Mary Kay fue a París, luego a Shanghái, después a Stanford y el siguiente año hicimos dos viajes más: Barcelona y Londres. Después, vino el crucero por el Mediterráneo, posteriormente, nos fuimos a Sudáfrica y ahorita estoy trabajando con todas mis fuerzas para ganar el viaje a las Islas Griegas.

Me fascina la forma en la que me ve mi esposo con todos los logros que he tenido en Mary Kay. Sé que me percibe como una mujer segura, independiente, como alguien que alcanza lo que se propone. Para mí, es muy importante brillar así ante sus ojos. Eso es un motor súper fuerte para mí.

El hecho de que yo tenga mi Negocio Mary Kay le da tranquilidad a mi esposo, él antes vivía muy estresado, porque cuando somos dos aportando a la casa y aportando bien, las oportunidades se multiplican para todos. Hoy, tengo la casa de mis sueños, viajo por el mundo con mi esposo, mis hijas van a los mejores colegios y me he convertido en un importante soporte económico para mi familia.

Otra cosa que me gusta muchísimo de Mary Kay es la oportunidad que me da de educar a mis dos hijas a través del ejemplo. Ellas me han visto luchar, caer y levantarme, resistir y persistir, me han visto encontrarle un sentido a mi vida, entregarme y transformarme, me han visto alcanzar mis metas y triunfar. Ellas, me han visto alcanzar la paz, la plenitud y la felicidad en Mary Kay, para ellas, soy un ejemplo vivo de que toda mujer puede.


Todas las mujeres tenemos un potencial que cuando lo descubrimos y lo ponemos al servicio de los demás nos permite transformarnos y lograr cualquier cosa. Mary Kay es la oportunidad que estabas esperando, es lo que tanto buscabas, y hoy que está frente a ti, ¡aprovéchala!, ¡haz que suceda, ayuda a otras personas y agrega valor! Y así, todo lo que tú quieras llegará a ti.

Contacta a tu Consultora de Belleza Independiente Mary Kay y empieza a ganar tu propio dinero.





Cuenta tu historia, metas y todo lo que has podido lograr compartiendo las imágenes y videos de esta campaña con el hashtag #UnaMujerPuede.