“Quiero más, y con Mary Kay voy por más”

Jamás imaginé que mi vida fuera a cambiar tanto con Mary Kay y mucho menos que fuera a hacerme crecer como profesional.

Esta aventura empieza hace cinco años, cuando mi hermana me pidió Iniciarme en Mary Kay para ayudarla. En realidad, yo no estaba interesada, ya tenía mi trabajo fijo como contadora en una empresa. Por eso, tener mi Negocio Mary Kay parecía poco atractivo para mí, no dimensionaba el camino hacia el éxito que tenía esperándome.

Un día mi hermana vino a visitarme, me estuvo enseñando cómo vender los Productos Mary Kay® porque yo le decía que ofreciendo labiales y sombras no era suficiente para dejar mi trabajo. Ella fue quién me enseño el secreto: en realidad tenía que ofrecer Reuniones de Belleza del Cuidado de la Piel. Al terminar el día me sorprendí de haber obtenido la misma ganancia que ganaba en un mes de trabajo.

Esto cambió todo, decidí renunciar a mi trabajo e ir a mi primer Seminario, donde me impresioné al ver a las Directoras Nacionales, recuerdo que ahí quise comprobar si Mary Kay podía cambiar mi vida, así como mejoró la vida de ellas … ¡y lo hizo! Después de dos años llenos de un arduo trabajo, acompañada de mi Directora alcancé mi meta, el Directorado.

En este Negocio he aprendido que lo más importante es persistir a pesar de ti, siempre se van a presentar retos y dificultades, pero estar rodeada de mujeres llenas de amor, respeto y liderazgo harán que el camino sea más fácil y que alcanzar tus metas sea posible.

Me encanta Mary Kay porque ha mejorado mi vida, mi autoestima, he ido conociendo nuevas amigas con las que juntas demostramos al mundo que Una Mujer Puede.

 





Cuenta tu historia, metas y todo lo que has podido lograr compartiendo las imágenes y videos de esta campaña con el hashtag #UnaMujerPuede.