“Todos los obstáculos son momentos de aprendizaje”

A los 24 años, me detectaron lupus, una enfermedad que ataca los órganos de tu cuerpo. Esto me privó por completo de mi independencia, pues tenía que estar siempre acompañada de alguien.

Por esta situación, tuve que acompañar a mi mamá a un Seminario. Recuerdo perfectamente el debut de las nuevas Directoras Nacionales, el nivel más alto de la Carrera Mary Kay, yo no paraba de llorar de emoción. Así que decidí que Mary Kay era lo que quería para mi vida.

A pesar de las indicaciones de mis doctores, comencé mi Negocio Mary Kay. A los nueve meses me convertí en Directora, después de dos años ya tenía a nueve Directoras en mi equipo y la ilusión de convertirme en Directora Nacional estaba más cerca que nunca.

Sin embargo, no todo fue ir de subida, hubo varios obstáculos en mi Carrera que llegué a cuestionar mi camino y continuidad en Mary Kay. Recordé que he superado pruebas más difíciles como mi enfermedad, donde he salido más fuerte y con grandes aprendizajes, así que no podía dejar escapar mi sueño. Sabía que nada iba a ser mejor que Mary Kay.

Hoy, doy gracias a Dios porque Mary Kay llegó a mi vida cuando más lo necesitaba. Mary Kay me ha dado seguridad, independencia, autos y el estilo de vida que quiero para mis hijos. Me permite trabajar y ser exitosa en cualquier circunstancia de la vida. Me ha demostrado que más que un equipo de trabajo, es una familia que me ayuda a salir adelante. Y lo mejor es que puedo ser esposa, madre y empresaria, al mismo tiempo.

Disfruto tanto lo que hago en Mary Kay que poco a poco me he ido olvidando de mi enfermedad, que aunque sigue presente, está más controlada que nunca.

 





Cuenta tu historia, metas y todo lo que has podido lograr compartiendo las imágenes y videos de esta campaña con el hashtag #UnaMujerPuede.