Vivir libre

Sentí el viento en mi cabello y miré el mar, estaba en la playa de un inmenso y bellísimo hotel de la Riviera Maya. Entonces, enterré mi pie en la arena y recordé cómo era mi vida hace algunos años: trabajaba en muchas cosas, era mesera, hacía el aseo en casas, trabajaba en una tienda de abarrotes y daba clases de matemáticas en un colegio; siempre me faltaba el dinero, todo me absorbía al grado que nunca había tiempo para mí; además, por quererme superar, vivía la crítica de mi familia y la de mi esposo; recuerdo que no podía ni soñar ni elegir cómo hacer mi propia vida.

Regresé de mi recuerdo y miré otra vez el mar, saqué mi pie de la arena y en ese momento me pregunté: ¿Qué hice para merecer estar hoy en este hermoso hotel de la Riviera Maya? E inmediatamente me respondí: ¡Creer en ti, Berenice! ¡Creer en ti!

Mary Kay ha cambiado radicalmente mi vida. Desde que entré a la Empresa tengo dinero en mi cartera y puedo ahorrar. Mi Negocio Mary Kay cambió mi estabilidad económica 180 grados. Ahora, cada que llega mi depósito, tengo dinero libre de compromisos, ya no estoy preocupada por si me va a alcanzar o por si va a haber dinero en mi casa. ¡Y quiero hacer más!

El día de hoy, yo organizo mi tiempo: por la mañana atiendo unas horas mi Negocio, más tarde, a la hora de la comida estoy con mis hijos y con mi esposo. Ahí platicamos, comemos y convivimos un rato. Después salgo otra vez a atender algunas Reuniones y a cobrar. Al finalizar el día, como a las 6:45 pm, ya tengo quien me va a cuidar a mis niños y me voy al gimnasio a jugar básquetbol. ¡Amo jugar!

Mary Kay me ha ayudado a ser libre financiera y espiritualmente, a desarrollar otro tipo de mentalidad. En realidad me ha ayudado a cambiar tantas cosas: en quererme a mí misma y en saber que puedo alcanzar mis metas, pero también a no depender de nadie y a hacerme cargo de mí, a valerme de mis propias capacidades y cualidades para conseguir mi sustento y el de mi familia.

Además, Mary Kay me ha enseñado a tener un estilo de vida diferente, a pensar y a actuar distinto. Hoy sueño que con mi esfuerzo voy a comprar mi propia casa. Por eso me esfuerzo mucho y ahorro para este año lograrlo. También, una parte de lo que gano se les doy a mis padres. Tengo el proyecto de comprarles una camioneta pick-up para que ambos visiten al rancho de mi papá.

Hoy sé que puedo ser una persona importante no solo para mis hijos y mi familia, sino también para otras mujeres que buscan su desarrollo, el éxito y su libertad, y yo sé que en Mary Kay lo van a encontrar. También he tenido la oportunidad de formar líderes al lograr que mis Consultoras alcancen el nivel de Directora de Ventas de Mary Kay. ¡Esto es un logro muy importante para mí!

Gracias a Mary Kay puedo decir que me liberé. Actualmente ya no me lastima lo que piense la gente: ya no me detiene o afecta lo que digan de mí. Hoy sé que yo no soy una mala madre o esposa por salir a trabajar y por darles un mejor presente y futuro a mis hijos. Sé que soy una buena persona, ciudadana, mamá y esposa.

El año pasado fue un año muy bendecido para mí. Retomé con todas mis fuerzas mi Negocio Mary Kay y creció mi Unidad de Ventas y mi Producción. Como consecuencia gané el Viaje a la Riviera Maya y la Corte de Ventas. El hotel de la Riviera Maya estaba hermoso, hubo muchos eventos, todo estaba incluido, yo nunca había estado en un hotel tan bonito. Y además, recibí un maravilloso anillo de oro blanco con diamantes por ganar la Corte de Ventas. Para mí, ¡fue un año espectacular! Espero, primeramente Dios, seguir con más éxitos y lograr el Directorado Nacional en Mary Kay.


¡Tú también decídete con el corazón y atrévete a vivir libre! Esta maravillosa Empresa nos da todo para transformar nuestras vidas y nos dice cómo hacerlo paso a paso. Cree en ti, siéntete valiosa y retoma las riendas de tu propia vida. ¡Una mujer puede eso y más!

#UnaMujerPuede y esa mujer eres tú.





Cuenta tu historia, metas y todo lo que has podido lograr compartiendo las imágenes y videos de esta campaña con el hashtag #UnaMujerPuede.